CCOO y UGT instan a reincorporar a los trabajadores despedidos desde 2012 para poder garantizar la limpieza y salubridad del hospital Virgen de la Luz de Cuenca

Publicado el

Las trabajadoras de la Limpieza del hospital Virgen de la Luz de Cuenca se concentrarán todos los días a partir del lunes a las puertas de su centro de trabajo durante sus 20 minutos de bocadillo para denunciar la insostenible situación que viven por los recortes de plantilla que llevan sufriendo desde 2012, superiores al 30%, y exigir la reincorporación de las personas que fueron despedidas para poder garantizar la limpieza y salubridad del hospital.

“La sobrecarga de trabajo es tal que empieza a verse comprometida la prestación del servicio de limpieza, que es un pilar fundamental para garantizar la higiene y la salud de los usuarios de cualquier centro hospitalario”, advierten los sindicalistas de CCOO y UGT Carlos Hortelano y Félix Frutos.

CCOO y UGT reclaman la inmediata recuperación de las trabajadoras despedidas a consecuencia de los recortes Cospedal y exigen al SESCAM que amplíe la dotación económica de esta contrata, bien sea prorrogando formalmente la contrata con su actual adjudicataria, Ferroser –que lleva dos meses de prórroga de facto-, o volviendo a sacar a concurso.

“La plantilla de limpiadoras lleva tres años sufriendo recortes. La situación es insostenible. Sin ir más lejos, en el turno de tarde solo dos personas se encargan de la limpieza de todo el hospital. Y en domingos y festivos, solo una; que además de limpiar dos plantas debe atender a las incidencias que se pudieran producir en su turno de trabajo”, denuncia Carmen Martínez, presidenta del comité de empresa.

“Los recortes impuestos por Cospedal en los pliegos de licitación de las contratas de la JCCM, han provocado una reducción del 30% en el personal de limpieza del hospital de Cuenca respecto a 2012, después de sufrir varios despidos, jubilaciones no cubiertas y bajas por incapacidad laboral que tampoco se sustituyen”.

“La consiguiente sobrecarga de trabajo a la que se vienen viendo sometidas las limpiadoras ha repercutido en la salud de las propias trabajadoras y se están produciendo cada vez más bajas de larga duración. Entramos en una bola de nieve que agranda y se agrava cada día hasta límites que comprometen la prestación del servicio de limpieza, que es un pilar fundamental para garantizar la higiene y la salud de los usuarios de cualquier centro hospitalario”.

“Por todo ello solicitamos a la empresa Ferroser que cubra las bajas y que readmita de inmediato a las trabajadoras a las que despidió. Y exigimos al Sescam que incremente cuanto antes la dotación de esta contrata para poder recuperar la plantilla que necesita el hospital de Cuenca para el normal desarrollo de su actividad”