Jesús Martín: “El 26-J no se trata de devolver a la sociedad lo que otros le quitan, se trata de recuperar lo que la sociedad hizo con el PSOE”

Publicado el

Defiende que “habrá que aplaudir a las personas que con responsabilidad de Estado y creyendo que España está por encima de los sillones, la cal y los intereses oportunistas, se pusieron a trabajar en ello”.

JESUS_MARTIN_1Inés Fernández · Jesús Martín es candidato al Senado del PSOE por la provincia de Ciudad Real, es alcalde de valdepeñas y además, de hace menos de un mes, es presidente de la Denominación de Origen Valdepeñas. Siempre vinculado a la responsabilidad política y de gestión asegura que “A mí no me avergüenza decir que soy ‘casta’, porque lo contrario sería ser ‘descastado’. Y si no ser “casta” es subirse a un escenario con Anguita y llorar de emoción o recibir a un ex terrorista como si fuera un preso político… francamente, me quedo en la ‘casta’”. El candidato al Senado recuerda que “si no votas tú, otros votarán por ti, y posiblemente lo harán contra ti”.

¿Cómo afronta una nueva campaña electoral tan solo 6 meses después de las pasadas elecciones?

Pues con la misma ilusión que empecé hace 20 años, creyéndome la fiesta de la democracia. A mí no me avergüenza decir que soy ‘casta’, porque lo contrario sería ser ‘descastado’. Y si no ser “casta” es subirse a un escenario con Anguita y llorar de emoción o recibir a un ex terrorista como si fuera un preso político… francamente, me quedo en la ‘casta’. Celebro que haya unas nuevas elecciones porque eso significa que la democracia está por encima de los oportunismos.

¿Cómo se convence a la ciudadanía de que esta vez el hecho de ir a votar no va a ser inútil?

De una manera sencilla. Si no votas tú, otro va a votar por ti, y posiblemente votará contra ti.

¿Es responsabilidad de los dirigentes de los distintos partidos y sus colaboradores haber llegado a esta situación?, ¿A quién se puede atribuir la responsabilidad?

No tengo la menor duda de que la gente tiene la inteligencia suficiente para saber quién quiso entrar en el baile, quién no quiso entrar en el baile y quién entrando en el baile se dedicó a dar patadas en las espinillas.

Por lo menos habrá que aplaudir a las personas que con responsabilidad de Estado y creyendo que España está por encima de los sillones, la cal y los intereses oportunistas, se pusieron a trabajar en ello. Fracasaron, sí, pero solamente fracasa el que lo intenta.

Y habrá también que corresponsabilizar a quienes diciéndose ser de izquierdas consintieron que hoy siga habiendo un gobierno de la derecha en España y haya permitido que lleguemos a unas nuevas elecciones, en aras, visto lo visto, de comerse viva a Izquierda Unida y sumar los votos que los españoles no quisieron darles a ellos. Que lástima lo de IU, toda una vida luchando por la dignidad y ahora sus dirigentes la entregan con armas y vasallos a quienes lo más bonito que les dijeron fueron “pitufos”.

¿Se atrevería a asegurar que pasado el próximo 26 de junio se podrá formar gobierno?

Ya digo yo que sí. Porque según mi forma de ver las cosas, sencillamente el ciudadano que votara a Podemos o votara al PP y ha visto la manera que el PP ha asumido la responsabilidad y ha visto la manipulación de Podemos anteponiendo sus sillones, y ¡qué sillones!, a los intereses de los españoles, pues no creo que sean unos votos para premiarlos.

El próximo gobierno sólo lo puede conformar el PSOE porque es el único partido que no tiene que predicar la socialdemocracia. Es socialdemocracia. Y eso significa poner los valores de las personas por encima de los intereses económicos y, desde luego, hablar desde la moderación buscando ante todo el interés del país.

¿Qué líneas rojas marca el PSOE a la hora de llegar a posibles acuerdos con otras fuerzas políticas?

Todas las que pone la Constitución. Dentro de la Constitución todo, fuera de la Constitución nada. Y desde luego la unidad territorial de España es innegociable. Con la unidad de España, ni se negocia ni se chantajea.

¿Se plantea el partido un mayor acercamiento a un PP sin Rajoy?

El PSOE se va a acercar a aquello a lo que le digan los ciudadanos que tiene que acercarse. Pero, lógicamente, el PP si quiere seguir gobernando este país y ser el partido que un día fue, lo primero que tienen que hacer es regenerarse y dar un paso atrás quiénes todos los días hacen que los periódicos abran con un titular de corrupción y quién ampara la corrupción con su silencio, la complicidad, o dice entenderla o diciendo perseguirla brindan la inmunidad de Rita Barbera, o siguen manteniendo en sus teléfonos oficiales los whatsApp de “aguanta, Luis, hacemos lo que podemos”, porque el que en política hace lo que puede no hace lo que debe.

Hasta los votantes del PP son conscientes que con este hedor no se puede respirar y que para hacerlo hay que dejarles salir a tomar el aire por el bien de España.

Pedro Sánchez fue el único que dio el paso de intentar ser investido presidente, a pesar de saber que no contaba con los apoyos necesarios, ¿Por qué se tomo esta decisión?, ¿Volvería a hacerlo?

El PSOE y Pedro Sánchez tienen sentido de Estado. Y cuando el Jefe del Estado, dentro de los mandamientos constitucionales, le encarga a un dirigente conformar gobierno, lo que tiene que hacer ese responsable es intentarlo. Desde luego, lo que no puede hacer un dirigente político que quiera a este país más que a sus intereses es esconderse en los silencios que tapan la corrupción es salir del Palacio de la Zarzuela y decir ante los medios de comunicación: “Le he dicho al Rey que hoy no”, pero tampoco dijo lo que le iba a decir mañana… que no ha dicho nada. Y por lo tanto, creo que forma parte de la responsabilidad de un dirigente político que aspira a gobernar este gran país el enfrentarse a sus responsabilidades, aunque en ellas fracase, y respetar la Constitución.

¿Cree que este intento fallido ha pasado factura al partido?, ¿Y al cabeza de lista Pedro Sánchez?

Sin lugar a dudas. Solamente fracasan los que lo intentan, y eso genera un desgaste, pero pasada la tormenta del no haber alcanzado el objetivo yo creo que en España hay ciudadanos y ciudadanas suficientes para reconocer quién se puso a trabajar y quién se metió en su casa para ver los toros desde la barrera.

Algunos cuestionan el liderazgo de Pedro Sánchez dentro del partido y el apoyo que le prestan “los varones”, ¿Cuál es su sensación?, ¿Cree que seguirá en la secretaria general con independencia de los resultados o habrá que convocar congreso?

Yo creo que en general nos falta cultura democrática. Que en un partido socialista como el español, plural, socialdemócrata, los diferentes compañeros/as del partido salgan públicamente a dar su opinión, buscando un punto de encuentro, que por cierto lo hemos alcanzado con Pedro Sánchez, eso no significa división sino la pluralidad que tiene este país. Y, lamentablemente, como decía, nos falta cultura democrática para entender que el debate no es confrontación. El debate es preguntarle al otro dónde va, porque si va en la misma dirección podemos ir juntos. Cerrado el debate, todos sabemos que “lo que no le interesa a la colmena, no le interesa a la abeja“. Y hoy la colmena son los intereses de los ciudadanos.

En la medida que todos hablamos y ponemos sobre la mesa lo que consideramos que es lo mejor para el país podemos alcanzar un decálogo, como es el caso, y tener un líder para seguir adelante. Así que no se equivoque nadie, el debate no es confrontación, porque si lo fuera estaríamos fracasando como demócratas.

El PSOE, un partido más que centenario, ha sido siempre la primera o la segunda fuerza política. ¿Teme como pueda repercutir el tan nombrado “sorpaso” en el ánimo de las bases?

Dudo que haya ‘sorpaso’ y dudo que la socialdemocracia se pueda inventar de un día para otro. La socialdemocracia hoy está en el PSOE como lo ha estado en los últimos 140 años. No me vale que ahora alguien que se dice nuevo salga diciendo que es socialdemócrata al tiempo que se abraza a las tesis del comunismo o al independentismo, eso no es ser de izquierdas, eso es ser un “descastado”, porque la izquierda humanista aspira a la unidad de los pueblos y los ciudadanos/as no a la confrontación, aspira a la justicia social, no a gobernar el sillón de los espías, aspira al reparto de la riqueza, no a comer solo, porque el que quiere comer solo es que quiere comer más. Por todo esto, no creo que haya un ‘sorpaso’, creo que va a ver sorpresa.

Hablemos ahora de otras fuerzas políticas. En la anterior campaña electoral muchos le vieron más cercanos a Podemos que a Ciudadanos, al que se referían como la “marca blanca” del PP. ¿En que cambiaron las cosas para que tras las elecciones se llegasen a acuerdos con los de “el equipo naranja” y no con los otros?

Pues porque el ‘equipo naranja’, como usted dice, no cuestionaba la territorialidad de España ni pedía sillones, ni pedía el CNI, ni pedía el Ministerio de Justicia diciendo que los jueces tenían que doblegarse a los criterios del partido, ni rompía la independencia de poderes. Nosotros estamos con los que están con la Constitución, la unidad y el progreso, no con quienes piden referéndums para romperlo.

Los resultados de las últimas elecciones y las encuestas hasta ahora hechas públicas dan por finalizada la época del bipartidismo, ¿Esta de acuerdo?, ¿le parece positivo o negativo para la gobernabilidad de España?

Me parece positivo. Las sociedades contemporáneas, para ser libres, o son plurales o no son nada. Lógicamente las sensibilidades de hoy no son las de hace 30 años, ni los problemas tampoco, ni el medio ambiente era el problema que hoy es. A partir de ahí el abanico de objetivos y la disparidad de criterios para alcanzarlos ha de ser diferente. Y esa diferencia tiene necesariamente que verse reflejada en el Congreso de los Diputados y en el Senado.

Teniendo claro el objetivo, el acuerdo ha de nacer del debate. Y la verdad sería la que nos enseñó Machado: “Mi verdad no, tu verdad tampoco… vamos juntos a buscar la verdad”.

¿Cómo valora la actuación del actual gobierno en funciones?

Pues igual que en los últimos cuatro años. Dejar que las cosas pasen, pasen y pasen, y mientras tanto aquí hay un gobierno del Partido Popular que está totalmente contaminado y donde realmente la corrupción llega un unos grados tan pestilentes que es totalmente insoportable. Si queremos generar la credibilidad de un país tenemos que tener un gobierno que no esté bajo sospecha, y un gobierno que tiene a no sé cuántos ministros, expresidentes de comunidades, extesoreros y hasta los andamios de la sede de Ferraz en los juzgados… desde luego no va a ser el gobierno que devuelva la ‘Marca España’ al mundo.

¿Cuáles son los principales mensajes del PSOE de cara a esta campaña electoral?

Que no nos equivoque el ruido… Si hoy los trabajadores han perdido derechos es porque alguien un día se los dio. Si hoy las pensiones corren peligro es porque alguien las puso. Si hoy la sanidad está devaluada es porque alguien hizo la sanidad universal. Si todas las personas pueden tener acceso a la universidad y algunas hoy no tienen acceso es porque alguien las hizo accesibles y alguien las ha quitado.

Quien hizo todo eso, que hoy se ha devaluado, fue el Partido Socialista. Por lo tanto, no se trata de devolver a la sociedad lo que otros le quitan, se trata de recuperar para la sociedad lo que la sociedad hizo con el PSOE.

El papel que desempeña el Senado en el engranaje institucional es cuestionado por muchos. ¿Cree que sería necesario reformarlo?, ¿Cuáles son sus verdaderas funciones?

A nuevas representaciones, nuevos escenarios. Obviamente habrá que reformar el Senado, habrá que reformar el Congreso, la Constitución y la Ley electoral… en definitiva, habrá que reformar la sociedad de acuerdo a lo que la sociedad hoy demanda. El Senado forma parte de ello, aunque también es verdad que en estos últimos 30 años una cosa que no se ha hecho con el Senado es darle las atribuciones que le mandata la Constitución por cuestiones políticas que podían ser en aquel momento más urgentes que estar pendientes del Senado.

Pero llegados al punto en el que hemos llegado, desde la Constitución hasta el último derecho del ciudadano hay que revisarlo. Lo que no es de lógica es que la Constitución no consolide como un derecho universal la sanidad, la educación y la vivienda… y el Senado se limite a corregir las faltas de ortografía del Congreso, que por cierto, en los últimos cuatro años han sido muchas.

El presidente de C-LM tiene entre sus tareas u objetivos, recuperar niveles de bienestar destruidos en la legislatura de Cospedal, y en algunos servicios se ha hecho. ¿Es extrapolable la gestión de la región a un hipotético gobierno estatal dirigido por el PSOE?

Bueno, es un claro ejemplo de que las cosas se pueden hacer de otra manera. Que para quienes justificaron recortes al albur del déficit, se les ha demostrado que con el mismo déficit se pueden hacer otras políticas que estén más pendientes del ciudadano que de los intereses del banco, de la deuda pública o del déficit. Yo creo que el Gobierno de Castilla-La Mancha con Emiliano García-Page ha conseguido demostrar que con los mismos recursos se pueden hacer otras políticas.

Alcalde, senador y presidente de la D.O. Valdepeñas, ¿Realmente tiene tiempo para compatibilizar todas las responsabilidades, ¿Cómo lo hace?

Afortunadamente tengo equipos de personas que estando en la sombra junto a mí son mejores que yo, y por eso parezco bueno. Y desde luego 24 horas al día dan de sí para muchas cosas, entre otras, por ejemplo, para contestarle a sus preguntas a la vez que gestiono esas tres responsabilidades e intento hacerlas bien. Además de dormir poco y olvidarte de que la semana tiene cinco días.