• Portada
  • Contrate su publicidad con nosotros
  • Aviso Legal
  • Buscar
 
 

Campanas y cohetes volvieron a sonar este domingo en Almodóvar del Campo tras conocerse que el 7 de octubre san Juan de Ávila será ya doctor de la Iglesia

imageRedacción · Con inmensa alegría ha recibido la comunidad parroquial de Almodóvar del Campo la confirmación ofrecida por el Papa este pasado domingo de Pentecostés, 27 de mayo, de que será finalmente el próximo 7 de octubre cuando tenga lugar la ceremonia por la que san Juan de Ávila, natural de esta población ciudadrealeña, será proclamado nuevo doctor de la Iglesia.

La noticia, que era anunciada por su santidad al mediodía, momento en que 18 niños recibían su primera comunión en el templo almodovareño de Nuestra Señora de la Asunción que ya estaba erigido en vida del santo, sería celebrada nuevamente con el tañido unísono de las campanas de la referida iglesia y del resto de ermitas de la población. Eran las seis de la tarde y a este característico sonido se sumaron también el de los cohetes que fueron lanzados por el mismo motivo. Además, en la misa vespertina el párroco Tomás Lozano anunció a los feligreses la fecha del feliz acontecimiento.

“Fue una alegría que disfrutamos inmensamente porque la compartimos con todo el pueblo y también con el vicario general que estaba aquí en Almodóvar junto al Apostolado Seglar y Acción Católica”, ha referido Paqui Hipólito. La presidenta de la Hermandad de los Santos de Almodóvar del Campo reconoce la sorpresa del momento en que se confirmaba la fecha definitiva, “porque pensábamos que iba a decirse para el día de san Juan de Ávila, el 10 de mayo, pero no fue así y digamos que habíamos bajado un poquito la guardia y por eso fue una alegría total la vivida por todo el pueblo este domingo”.

Para el sacerdote Tomás Lozano, que junto a su hermano Leopoldo, también cura, recaló en esta localidad manchega a principios de la década de 1990, más o menos cuando se iniciaba el procedimiento que el 7 de octubre culminará en El Vaticano, la noticia les ha dejado “muy contentos y además muy impresionados, porque es un acontecimiento fascinante”. Añade que “no sé si todos nos damos cuenta de lo que ello supone, porque tener un cuarto santo español como doctor de la Iglesia, realmente es una cosa muy interesante”.

A la ceremonia en la vaticana Plaza de San Pedro, que tendrá lugar como punto de partida de la Asamblea Ordinaria del Sínodo de Obispos, se espera que estén presentes numerosos fieles paisanos de san Juan de Ávila. De hecho, la Comisión conmemorativa de este doctorado anunciaba meses atrás que sería el órgano encargado de coordinar una peregrinación a este evento de alcance mundial, para lo cual ya había muchas personas interesadas. “El viaje a Roma es el colofón”, dice Hipólito, apuntando que Hermandad y Comisión “queremos organizar bien hecho a través de la experiencia de una agencia de viajes”. En los próximos meses se conocerán todos los detalles de este viaje de fieles paisanos del santo, tratando de que “muchos vecinos puedan compartir ese momento tan especial con el Papa”.

Tomás Lozano aboga porque este doctorado para el maestro Ávila contribuya a que los fieles puedan acercarse a sus enseñanzas, “a través de su obra que hoy en día no es fácil de leer, pero que si se coge uno de sus libros con tranquilidad, se puede conocer una doctrina muy profunda y fuerte, como corresponde a un gran teólogo y un gran filósofo, la de un hombre que en definitiva fue más allá de su tiempo”. En todo caso, el párroco almodovareño, que pudo profundizar en su obra desde que llegó a Almodóvar del Campo y que desea que el acontecimiento pueda servir para aplicar su doctrina en la época actual, también muestra su ilusión por asistir a la ceremonia oficiada por el Papa Benedicto XVI.

Este nuevo paso de san Juan de Ávila al más alto grado de reconocimiento de la Iglesia, hasta ahora reservado sólo a tres españoles, rememora entre los habitantes con cierta edad de la población el momento en que era canonizado el hasta entonces beato, el 31 de mayo de 1970. En aquella ocasión también estuvo en Roma una amplia delegación de la localidad, con las autoridades municipales y religiosas de la época a la cabeza.

Aquel hito, que tardó en llegar más tiempo de lo previsto a juicio de los entendidos, desencadenó en la cuna de san Juan de Ávila un ramillete de actos conmemorativos, como la Semana Cultural que monográficamente se dedicó a su figura y enseñanzas entre el 14 y 20 de junio de aquel año y que estaba organizada por el entonces Ministerio de Información y Turismo. Asimismo, del 22 al 24 del citado mes hubo un triduo extraordinario en el que estuvieron presentes los restos del santo, traídos ‘ex profeso’ desde Montilla (Córdoba). Y del 25 al 27 se sucedieron tres actos académicos en los que estaba prevista la presencia de prestigiosos oradores, cerrándose al día siguiente esta fiesta con actividades religiosas y culturales.

En los meses previos a conocerse la fecha definitiva del doctorado, Almodóvar del Campo ha sido escenario de numerosas iniciativas culturales, lúdicas y religiosas también con motivo del acontecimiento, encabezadas fundamentalmente por Hermandad y Parroquia. Paralelamente a la organización del viaje al Vaticano, se seguirán promoviendo nuevas acciones, como la confección de una placa conmemorativa, fechada con el 7 de mayo de 2012, en la que se ubicará el medallón escultórico que fue encargado para la ocasión. Y acciones específicas con los niños de los colegios, también implicados en esta conmemoración, jóvenes y personas mayores, según Paqui Hipólito, quien por otro lado avanza la intención de que la tierra natal donde san Juan de Ávila comenzaba a respirar, en el año 1500, acoja ponentes y conferenciantes especializados en su vida y obra.