• Portada
  • Contrate su publicidad con nosotros
  • Aviso Legal
  • Buscar
 
 

Entrevista con José María Arcos, delegado provincial de Turismo y Artesanía

« Ésta es una de las regiones que más ha crecido en turistas »

 Redacción José María Arcos es una persona muy ligada al mundo de la cultura, desde el punto de vista de quien se ofrece al espectador. Su actual faceta política supone estar al frente del principal escaparate que puede ofrecer Castilla-La Mancha y, más en concreto, la provincia de Ciudad Real. En esta entrevista como delegado de Turismo, Arcos explica cómo se está relanzando el sector y qué potencialidades existen al respecto. José María Arcos es una persona muy ligada al mundo de la cultura, desde el punto de vista de quien se ofrece al espectador. Su actual faceta política supone estar al frente del principal escaparate que puede ofrecer Castilla-La Mancha y, más en concreto, la provincia de Ciudad Real. En esta entrevista como delegado de Turismo, Arcos explica cómo se está relanzando el sector y qué potencialidades existen al respecto.

¿A qué obedece la creación de la Consejería de Turismo?
El desarrollo turístico está empezando ahora, la gente está empezando a ser consciente de las posibilidades que pueden tener sus municipios y su entorno a la hora de promocionar. Una de las causas por las cuales la Junta de Comunidades pone en marcha la Consejería de Turismo y Artesanía es precisamente para poner en valor lo que antes estaba ahí de una manera más o menos inerte. Hay que fomentarlo y ésa es la misión que tenemos nosotros, dar toques de atención a todos esos ayuntamientos que tengan potenciales para, entre todos, diseñar una política turística que sea capaz de atraer viajeros. José María Barreda consideró que el potencial que tiene esta región es merecedor de darle un protagonismo único, de darle una cabida administrativa para que se rija con propia autonomía.

¿Qué objetivos se ha propuesto?
Los objetivos son claramente a nivel de comunidad autónoma, no de delegación. Los objetivos que tenemos son modernizar el turismo. Esa modernización pasa por darle más calidad a las infraestructuras turísticas y eso es lo que vamos a incentivar, promocionar y ayudar. Entendemos que hoy en día el turismo que se hace es un elemento competitivo, todas las regiones quieren competir en turismo y la competencia sólo se puede hacer desde la calidad. El objetivo es que incrementemos las visitas, que se queden más tiempo, que incrementemos la estancia media y que les demos calidad.

¿Por qué ligar artesanía a turismo?
La artesanía es otro sector que también hay que proteger, que por sí sola tiene dificultades y necesita la tutela de la administración. Son dos sectores que tienen sintonía, la artesanía puede ser un elemento que suscite interés turístico también. Sobre todo en aquellas áreas donde la artesanía tiene una cierta importancia. Tenemos una Dirección General de Turismo y una Dirección General de Artesanía, cada una trabaja con independencia pero hay elementos en los cuales ambas estamos colaborando; de hecho queremos poner una ruta turística en marcha que tenga que ver con estos elementos artesanos.

¿En qué momento está la provincia en relación con el turismo?
Yo creo que ahora mismo estamos en un buen momento. Ésta es una de las regiones que más ha incrementado el número de turistas en cuanto a viajeros y en cuanto a pernoctaciones. En Ciudad Real estamos por encima de la media de la región, y la región está por encima de la media nacional. Es verdad que partimos de datos que nos permiten crecer más porque partimos de más abajo, pero en cualquier caso son indicadores que nos sirven de referencia de que estamos poniendo las bases para que Castilla-La Mancha sea una región atractiva. Lo es ya, pero hay que publicitarlo, hay que proyectarlo y eso es lo que estamos haciendo.

¿Con qué instrumentos se trabaja en esta labor?
En el año 2005 pactamos el Plan de Ordenación y Promoción del Turismo en Castilla-La Mancha y a partir de ahí se creó el Instituto de Promoción Turística, y éstos son los elementos con los que estamos contando para ir viendo perspectivas de futuro esperanzadoras. Estamos poniendo en marcha una serie de políticas que tienen que ver con ayudas a los ayuntamientos por inversión turística, a los propios ayuntamientos para promoción turística, a las asociaciones sin ánimo de lucro que se dedican a la promoción turística, a empresas turísticas, etc.
El turismo rural es una baza importante, ¿cuenta con infraestructuras que lo respalden en la provincia?
A las casas rurales estamos apoyándolas. Hemos creado una red que tiene que ver con la calidad de las mismas graduándolas con una, dos y tres espigas. Yo estoy visitando algunas casas rurales y la verdad es que podemos presumir de tener una red de casas rurales excelentes y estar en el camino de conseguirlas todavía mejores. Teníamos 47 casas rurales en 1999 y ahora tenemos 1.200 en Castilla-La Mancha; y en Ciudad Real teníamos 20 sobre el año 2000 y ahora tenemos más de 150. Esto quiere decir que el esfuerzo que estamos haciendo es un importante. Es verdad que contamos con el propio sector, que se está dando cuenta de que el turismo de interior en Castilla-La Mancha no le tiene nada que envidiar a otra región. Una de las claves fundamentales es competir en calidad. En 2004 Castilla-La Mancha tenía cuatro establecimientos con la Q de calidad; hoy en día tenemos 73 y 43 expedientes abiertos. Estamos incrementando de una manera considerable lo que es la calidad de nuestros establecimientos turísticos y eso hay que subvencionarlo, claro.

¿Cuáles son los focos de interés turístico más importantes en la provincia?
Están los clásicos, pero están apareciendo otro tipo de lugares porque al final todos tienen su encanto. Estamos hablando de Almagro y podemos hablar de Villanueva de los Infantes que son unos clásicos en el turismo; pero es que ahora están apareciendo otras zonas que se están poniendo en valor desde los propios ayuntamientos, todos tienen ya una política de actividades turísticas que se están poniendo en valor desde la propia administración y desde los propios profesionales de los distintos sectores. Por ejemplo, nos damos cuenta del potencial que tiene Almodóvar y ponemos en marcha una ruta Pedro Almodóvar porque en el extranjero la palabra Almodóvar como director de cine es una llamada potencial. Este tipo de cosas las tenemos que extraer y servirnos de ellas como elemento para atraer. El turismo enológico; hay una serie de bodegas en Castilla-La Mancha que son de interés para que los viajeros vengan, las conozcan, pernocten, coman… Ahora se ha puesto en marcha un club de turismo de salud y unas rutas con su correspondiente guía, y al final esta especie de complicidad con el sector profesional es lo que necesitamos. El turismo ornitológico también atrae a mucho turista inglés que le gusta mucho todo lo relacionado con los pájaros, con las aves…

Está hablando de combinaciones con Cultura, con Medio Ambiente…
Naturalmente, los tenemos que interrelacionar porque el turismo activo de lo que se trata es de poner en marcha una serie de actividades que estén relacionadas con la naturaleza, con el ecoturismo… Afortunadamente tenemos en la provincia de Ciudad Real un medio ambiente que es favorable, tenemos dos parques nacionales, un parque natural y otro a punto que es el Valle de Alcudia; tenemos los recursos turísticos que pueda tener cualesquiera otra provincia sin envidiarles en nada. Ahora sólo hace falta convertir ese recurso en producto turístico.

¿Y cómo se hace eso?
Pues evidentemente en complicidad con los profesionales de la restauración, de la hostelería, con el profesional del sector turístico. El producto lo tienes que vender teniendo detrás algo que respalde esa presencia de viajeros, con hoteles, con restaurantes y en eso también estamos trabajando.

¿Cuáles son las principales ofertas turísticas?
Estamos hablando de todos aquellos aspectos de una sociedad, en este caso el turismo de naturaleza, turismo activo, turismo enológico, turismo gastronómico, que pueden ser susceptibles de atraer a visitantes. Hay gente que viene por una cosa y hay gente que viene por otra. Estamos en una sociedad del bienestar en la cual los atractivos son distintos a los que eran hace 40 años y ahora le gente quiere ir a un sitio donde tomar un buen vino, y eso en sí mismo puede ser objeto de atractivo turístico. Todo este tipo de cosas antes estaban ahí pero eran atractivos individuales y ahora lo que queremos hacer es regularlos en el sentido de que sean una oferta concreta.

¿No estamos dando una sensación de confusión con la cantidad de ofertas?
Estamos en el despertar turístico y ahora mismo hay muchas iniciativas, a lo mejor un cierto nivel de descoordinación entre ellas, pero poco a poco. Estamos ahora en la eclosión inicial de lo que sabemos que es algo que se puede explotar porque tiene muchas posibilidades. Poco a poco lo iremos ordenando, es la obligación que tiene la Administración.
En ferias como Fitur se transmite una imagen de unidad de Castilla-La Mancha en el sector turístico, ¿existe esa unidad políticamente hablando?
Yo puedo decir en lo que me compete y en lo que conozco que tenemos reuniones periódicas con los responsables de turismo en la oposición; de hecho el Plan de Ordenación y Promoción del Turismo fue un plan consensuado. Ahora vamos a sacar también el de la artesanía y también lo vamos a sacar con carácter consensuado, no queremos ir por libre. Hay una cuestión fundamental que es que la promoción del turismo nos interesa a todos; podemos tener en algunos aspectos puntuales disparidad de criterios pero lo que es el fin y el objetivo que perseguimos está claro. Hay que poner más dinero para el turismo, vale, pero en las políticas concretas y puntuales no estamos tan alejados. Otra cosa es que nos queda mucho por hacer, porque es una región que es tan grande, es una región grandísima  y con muchas cosas. Señalización turística la tenemos que hacer porque la gente quiere cuando va a un sitio saber por donde va y en eso estamos.

¿Una señalización homogénea?
Sí. Está pendiente de aprobarse a nivel de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha una señalización homogénea que tenga que ver con toda la región a nivel de recursos turísticos, precisamente para que haya un distintivo homogéneo en toda la región. Es verdad que ha habido muchas y no es fácil ahora mismo cambiarlo todo, habrá que hacerlo poco a poco y subvencionar a aquellos que quieran señalización con arreglo a los criterios que establezcamos. Hay una empresa que está trabajando en el tema, estamos hablando de una cierta inminencia en su aparición.
¿Puede llegar alguna vez la provincia de Ciudad Real, salvando las distancias, a ser una Marbella de interior?
Lo que está claro es que ahora mismo somos, me parece, la tercera región de interior de España en cuanto a movimiento turístico, con lo cual no estamos mal situados y evidentemente esta región con el potencial que tiene muy torpes tenemos que ser para que en los últimos años lo que antes era estación de paso se convierta en estación término de llegada. En eso va a ayudar mucho el aeropuerto.

¿Estamos bien comunicados?
Yo considero que sí, pero evidentemente los proyectos que existen ahora mismo son elementos vitales. La gente no va a Almadén, entre otras cosas, por lo lejos que está y por la carretera; cuando exista esa autovía la gente se va a desplazar con más comodidad y con más frecuencia.

Una de sus funciones es ver qué recursos hay en qué pueblos y promoverlos…
Claro. A nosotros nos corresponde velar por que nuestras instalaciones turísticas estén en buenas condiciones y en eso, precisamente, tenemos un Plan de Inspección Turística para comprobar y para asesorar; no se trata de una labor de carácter coercitiva sino de asesoramiento. Entendemos que nuestros establecimientos turísticos tienen que estar ordenados, inspeccionados y en posición de revista. En eso precisamente vamos a incidir durante este año 2008, incrementando el número de visitas de nuestros inspectores para decir qué hay que mejorar y si lo hacen y necesitan ayuda para eso la van a tener.

¿Qué es una oficina de turismo?
Hay un decreto que regula las oficinas de turismo, que son de tres tipos: las de las capitales de provincia y luego de segunda y de tercera. Ese decreto ordena perfectamente las ayudas que pueden recibir y las obligaciones para que tengamos unas oficinas donde va a haber un profesional que conoce el tema y que tiene una serie de elementos materiales que apoyan a su formación.

¿Hay oficinas de turismo privadas?
Sí, puede haberlas, no hay nada que lo impida. Un ayuntamiento puede poner una, ahora para que estén en la red nuestra tienen que sujetarse al decreto que las regula. Tenemos 23 oficinas en nuestra provincia y peticiones de algunas más.
Existe una carencia de guías turísticos en la provincia, por ejemplo en el caso de Almadén. ¿Se está trabajando en ese tema?
En eso estamos haciendo una labor de incremento de guías turísticos. Hay una serie de convocatorias que se han realizado hace poco y se están realizando precisamente porque el guía es otro elemento crucial a la hora de valorizar un bien turístico. Si tú vas a un sitio y ves piedras no te dice mucho, pero si hay alguien que te lo explica pues tiene interés porque me están añadiendo e incorporando una serie de elementos de juicio, de criterio, de opinión y de información.

La artesanía tiende a desaparecer, ¿cómo se está fomentando?
Nosotros hemos puesto una línea de ayudas para la modernización de la artesanía, para que puedan invertir en nuevos locales y en modernizar con líneas de informatización de la actividad artesana. Que el paso de un padre a un hijo pueda ser incentivado, todos los gastos de constitución y todo eso lo estamos subvencionando para animar a que el sector no se venga abajo como consecuencia de obstáculos en el camino. Y el que quiera poner un negocio de artesanía sabe que tiene una ayuda.