• Portada
  • Contrate su publicidad con nosotros
  • Aviso Legal
  • Buscar
 
 

La Asociación “Margarita Xirgu” de La Solana estrenó con éxito Tejas Verdes

La Asociación Margarita Xirgu de La Solana estrenó con éxito Tejas Verdes Aurelio Maroto · El mundo tuvo su 11-S más famoso en 2001, pero no ha sido el único que ha pasado a la historia como una página negra que exhibe la parte más abyecta del ser humano. En Chile, un 11 de septiembre de 1973 cayó la democracia de Allende y triunfó el totalitarismo de Pinochet. En ese mismo momento nació “Tejas Verdes”, un campo de concentración cruel e infame que fue real como la vida misma. Allí padecieron y murieron cientos de inocentes a manos de la temible DINA (Dirección de Inteligencia Nacional), entre ellos muchas mujeres.

La Asociación Cultural “Margarita Xirgu” de La Solana se ha atrevido a escenificar la versión teatral de Tejas Verdes, un homenaje a aquellas mujeres amén de una denuncia y, por qué no, un mensaje de esperanza. La obra fue estrenada este sábado en un abarrotado auditorio del Centro de Artes.

El grupo solanero ha sabido granjearse un público fiel tras su aparición con La Casa de Bernarda Alba, a la que siguió Presas. La última, Atra Bilis, tenía como fondo un humor surrealista muy alejado del contenido de Tejas Verdes. El director, Regino Velacoracho, tenía culebrillas en el estómago minutos antes del estreno “sabemos que es una apuesta arriesgada”. Su temor radicaba en las enormes diferencias con Atra Bilis “esto no es comedia; aquí la gente no se ríe”. Desde luego, Tejas Verdes es un dramón, una tragedia que fue verdad y que exige mucho en escena “son monólogos donde se necesita una gran expresividad y una buena modulación de la voz”. Los actores y actrices deben ser creíbles relatando la extraña desaparición de una chica donde se mezclan convulsiones sociales, testimonios personales, derecho internacional, una historia de amor… de acuerdo con el texto original de Fermín Cabal.

Pero la Asociación “Margarita Xirgu” pretendía construir algo diferente a la comedia fácil de digerir, cosa que Regino Velacoracho tenía claro “queremos hacer cosas distintas a lo que habitualmente se ve en los escenarios, al tiempo que educamos en valores”. Asegura que han aprendido mucho durante los ensayos y, con un punto de sana duda, confiaba en “no habernos equivocado”.

La obra cuenta con la colaboración del Ayuntamiento a través del Centro de la Mujer. Una de sus empleadas, Fanny Orellana, elogió el trabajo de la asociación en su afán de promover la participación de las mujeres en la cultura “y la reivindicación de los derechos de las mujeres”.

Tejas Verdes mueve un elenco de 8 personas en escena, con los siguientes roles: Maribel Palacios es “La desaparecida”, Sagra Ruiz “La amiga”, José García de Mateos “La enterradora”, Antonia Verónica Uriel “La doctora”, Domi López “La madre”, Mari Carmen Rodríguez “La traidora”, José Pérez “El abogado” y Miguel Barrera en figuración. El monólogo de “La madre” ha sido escrito por Mari Carmen Rodríguez. Varios de los actores también dirigen otras facetas técnicas junto a los técnicos de iluminación, decorados y sonido.