• Portada
  • Contrate su publicidad con nosotros
  • Aviso Legal
  • Buscar
 
 

La escuela de verano ofrece actividades a los pequeños y ayuda a conciliar la vida laboral y familiar

1 Redacción · El Ayuntamiento de Puertollano, a través de la Concejalía de Infancia y Juventud, viene desarrollando desde el 2 de julio y hasta el 27 de agosto el proyecto “Escuela de Verano 2012”, dirigido a niños y niñas con edades comprendidas entre los 5 y 11 años que hayan terminado de cursar 2º de Educación Infantil y 5º de Primaria.

“Es hora de hacer un primer balance”, nos comenta Lidia Molina, concejal delegada de Infancia, “de un proyecto del que se cumple ahora su ecuador, con todas las plazas cubiertas en el mes de julio y con unos precios muy asequibles para el ciudadano, muy por debajo del precio de mercado y por debajo también respecto a otras localidades vecinas que organizan proyectos similares”. Para la responsable municipal, las Escuelas de Verano son un programa completo de actividades, juegos y talleres en los que los niños pueden disfrutar y divertirse: “en ellas se realizan programaciones y ambientaciones adaptadas a los diferentes niveles madurativos, a sus gustos e inquietudes, con los que los niños se sienten involucrados mientras se relacionan y conocen a compañeros de su edad”. Además, subraya que los padres cuentan con la tranquilidad y seguridad de un centro de referencia, un proyecto educativo y un personal formado y responsable que trabajará con sus hijo/as.

Las Escuelas de Verano se justifican porque no siempre coinciden las vacaciones escolares y las laborales de las familias, en ellas los niños encuentran un lugar seguro en compañía de profesionales y de compañeros de su misma edad, a la vez que disfrutan plenamente de sus vacaciones, colaborando así con las familias de los participantes en la conciliación de la vida laboral y familiar.

La metodología empleada es abierta, participativa y flexible con un enfoque lúdico-recreativo. Así los participantes fueron encuadrados según edades en tres grupos: los exploradores (de 5 a 6 años), que practican principalmente actividades de autodescubrimiento a través del uso de diferentes materiales que fomentan el respeto por la naturaleza, el cuidado del entorno, el conocimiento de las especies animales y plantas en peligro de extinción y las vías para su protección; los inventores (de 7 a 8 años), cuyo cuerpo de actividades se caracteriza por realizar actividades de investigación científica a través de materiales que fomentan la introducción en el mundo de la ciencia y la comprensión de fenómenos físicos y químicos de manera amena y divertida a través del juego; y los vengadores (de 9 a 11 años), cuyas actividades estan muy marcadas por la carga de educación en valores y hábitos saludables.

“La justicia, la libertad, la paz y la solidaridad son valores que deben acompañarnos en nuestro día a día para convertirnos en los superhéroes de nuestra comunidad, por lo que se ha trabajado en fomentar el espíritu de equipo, la educación para la igualdad y las actividades interculturales”, dice Lydia Molina.

Esta metodología se ha desarrollado mediante un amplio abanico de actividades como psicomotricidad y expresión corporal, días temáticos, actividades de sensibilización, grandes juegos, musicoterapia, cocina saludable, talleres de manualidades, visitas (parque de bomberos, Parque de la Rincona, Pocitas del Prior…), feria infantil, escuela de circo, etc. En muchas de ellas el código de comunicación ha sido el inglés, pues uno de los objetivos que se pretendía conseguir este año era mejorar la competencia de los participantes en este idioma.

Comienza pues el segundo mes del proyecto, en el que se pretenden alcanzar como mínimo, los objetivos del primero.