• Portada
  • Contrate su publicidad con nosotros
  • Aviso Legal
  • Buscar
 
 

Las Minas de Almadén ya son Patrimonio de la Humanidad

imageRedacción · Pasadas las tres y media de la tarde de este sábado, 30 de junio, la 36º Sesión del Comité de Patrimonio Mundial, reunido en San Petersburgo (Rusia) ha acordado por unanimidad incluir en la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO, la candidatura conjunta de las Minas de Almadén y de Idrija (Eslovenia).

En la nota de prensa oficial de la UNECO se explica que el sitio comprende las minas de Almadén, en España, donde se ha extraído mercurio (azogue) desde la antigüedad y las de Idria, en Eslovenia, donde se halló mercurio por primera vez en el año 1490. El sitio español incluye varios lugares relacionados con su historia minera, como el castillo de Retamar, edificios religiosos y pozos tradicionales.

En Idria hay almacenes e infraestructura relacionada con el mercurio, así como viviendas de mineros y un teatro. Ambos sitios dan testimonio del comercio intercontinental del mercurio, que generó importantes intercambios entre Europa y América durante siglos. Las de Almadén e Idria son las minas de mercurio más grandes del mundo y estuvieron operativas hasta hace pocos años.

Enlace al informe de la UNESCO (inglés)

Según diversas agencias, el Comité ha reconocido su valor como las minas de mercurio más grandes del mundo y ejemplos únicos de la explotación del mercurio a lo largo de los siglos. Asimismo ha destacado que estas minas conservan un rico patrimonio material que refleja las diferentes etapas del desarrollo científico aplicado para la extracción de este mineral.

Las características geológicas específicas de los depósitos de mercurio de Almadén e Idrija las han convertido en ejemplos excepcionales de esta minería. Actualmente, el cierre de las minas ha provocado la transformación adecuada de este recurso económico industrial en recurso patrimonial cultural.

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, como representante del Estado Parte ante la UNESCO, ha manifestado su "gran satisfacción" al sumar las Minas de Almadén a la amplia relación de bienes españoles que figuran en la Lista de Patrimonio Mundial. Con Almadén, son ya 44 los bienes inscritos en la Lista de Patrimonio Mundial, lo que refleja el reconocimiento al más alto nivel internacional de la abundante diversidad y riqueza de España en patrimonio cultural y natural.

Ambas minas son los lugares más representativos de la explotación del mercurio a lo largo de la historia. Su importancia radica no sólo en el material que extraían, sino en el papel clave que el mercurio tuvo en la obtención de plata a partir del mineral en bruto y, que se utilizó desde el siglo XVI en los yacimientos españoles de América.

A lo largo de la historia las minas de Almadén e Idrija han acercado a ambas naciones, favoreciendo intercambios económicos y culturales. El desarrollo tecnológico de ambas es patente también en sus alrededores, creando un entorno urbano que demuestra la presencia de ingenieros y arquitectos capaces de construir singulares edificios.