• Portada
  • Contrate su publicidad con nosotros
  • Aviso Legal
  • Buscar
 
 

« Las tradiciones son el encanto de un pueblo »

Victoria Díaz. Rosa González Ruiz es una edil todoterreno, dado que es responsable de cuestiones municipales muy diversas. Esta modista tiene un variado vestuario competencial, ocupándose de asuntos como Bienestar Social, Igualdad de Género, Cultura y Agricultura. Torralbeña de nacimiento, vive con pasión todo lo que tiene que ver con las costumbres, el desarrollo y el futuro de su pueblo. Así se desprende en esta entrevista.

¿Cómo ha sido su llegada al mundo político?

Lo último que hubiera pensado en mi vida es estar metida en política, porque para mí la política tampoco era una cosa que me llamase mucho la atención. Yo soy modista y cuando Mª Teresa me pidió ir con ella en las listas yo me quedé sorprendida. Pero bueno, a mí me gusta mucho que mi pueblo funcione, me gusta mucho trabajar y que progrese, más que la política el progreso de mi pueblo. Entonces me dije, bueno ¿y por qué no? Si puedo colaborar ¿por qué no lo voy a hacer? Y la verdad es que estoy muy contenta; siempre te llevas disgustillos, pero ver que estás trabajando por tu pueblo te satisface.

¿Cómo ha influido en tu vida personal?

Ahora cada vez coso menos, me veo muy apretada de tiempo, siempre voy corriendo, no sé dónde llegar primero… Y de que vas así te da la sensación de que no llegas a tiempo a ningún sitio, pero vamos, me gusta, estoy muy contenta.

Se le ve muy ilusionada…

Es que a mí me hace ilusión cualquier cosa. Mira, estos días de carnaval, que ha decaído un poco porque la gente que le ha gustado mucho el carnaval se hace mayor y la gente joven se viste para los bailes, pero la máscara callejera se va perdiendo un poco. Entonces estos tiempos de atrás decía yo, tenemos que dar algo en la plaza que la gente se anime, que salga, que por lo menos la plaza esté llena de gente y ya eso es un gozo. Y el lunes de carnaval hicimos fruta de sartén y la gente trajo también rosquillos, barquillos, de todo… Y la verdad es que muy bien. Y el martes en el Hogar del Jubilado hicieron migas y gachas, y también la gente vino a comer a la plaza. Después del entierro de la sardina, en la pista municipal hubo patatas asadas y sardinas para todo el mundo, y todo lleno. Aunque la máscara callejera haya bajado, pero ver a la gente en la calle es el encanto de los pueblos.

¿Sus vecinos le sugieren propuestas?

Tengo muchísima relación con mis vecinos, pero sugerir no sugieren mucho; a lo mejor algo sí te dicen podíais hacer esto o lo otro, pero no hay muchas sugerencias; yo creo que están satisfechos. Y relación con la gente del pueblo mucha. Una anécdota, el otro día llevaba yo a mi sobrina, pequeñita, 4 años, de la mano, e íbamos por la calle y de pronto se para y me dice “tía, ¿por qué le vas diciendo a todo el mundo adiós?”, y le dije porque a la gente hay que saludarla, a toda la gente hay que decirle algo, saludar, todos somos vecinos de Torralba.

¿Cuáles son sus cometidos en el Ayuntamiento?

Llevo el área de Bienestar Social, Cultura y Agricultura. Entras sin tener idea de nada y a base de preguntar y preguntar te vas enterando según va pasando el tiempo. Cada día aprendes algo nuevo porque, en mi caso, llegué de cero y para ver cómo funcionan las cosas tienes que venir a diario…  Y es muy distinto Bienestar Social de Cultura y de Agricultura, no tiene nada que ver una cosa con la otra y eso se aprende a base de preguntar.

¿Cuál es la concejalía que más dedicación requiere?

Cultura es la que más trabajo tiene, pero en Cultura hay también un técnico, con lo cual te tranquiliza mucho y en Bienestar Social también. En Agricultura no, no hay ningún técnico, y es quizá donde creo que necesito más ayuda de la gente, de los propios agricultores; porque pienso que a lo mejor ellos pueden pensar que soy una mujer, que no tengo ni idea… A mí me gustaría que ellos colaboraran conmigo, que me contaran las cosas, lo que yo no vea, porque tengo muchas ganas de trabajar, pero para eso yo necesito el apoyo de todos. Un contacto directo con ellos, eso sí me gustaría.

¿Y qué se está haciendo en esta área?

Estamos pendientes de crear el Consejo Local Agrario, porque yo pienso que es una manera de acercarme a ellos. La verdad es que no sé cómo, pero quiero acercarme a ellos, y que ellos vean que yo quiero trabajar para ellos. Quiero también traer a alguien que les pueda hablar de la OCM del vino. Y por otro lado, yo tenía conocimiento de que para quemar los sarmientos y otros restos agrícolas, había que pedir un permiso, que aquí en Torralba no se tramitaba y los agricultores se tenían que ir a otros pueblos a pedir la solicitud. Entonces yo digo, pues no, esto lo vamos a tramitar desde aquí que no se tengan que ir fuera. Y cuando nos trajeron los formularios acabó siendo un éxito.

¿En cuanto a bienestar social?

Desde el área de Servicios Sociales del Ayuntamiento se llevan a cabo un conjunto de actuaciones que tienden a la prevención, eliminación, y tratamiento de las  causas que conducen a la marginación e inadaptación social; al tiempo que se favorece y garantiza el pleno y libre desarrollo de la persona dentro de la sociedad, promoviendo su participación en la vida ciudadana. En esta área contamos con la figura de cuatro profesionales. Nuestra trabajadora social, Ana, maravillosa por cierto, es la encargada de dar información y recoger las demandas solicitadas. A la trabajadora social se le han unido Raúl, que es el educador social; Carolina, que es la animadora sociocultural; y últimamente Pilar, la psicóloga, lo que nos permite tramitar todas las solicitudes demandadas. Los cuatro forman un buen equipo.

¿Qué servicios se ofrecen?

Tenemos muchos servicios, por ejemplo, la teleasistencia domiciliaria, que va dirigida a personas que por motivos de salud, edad, invalidez,  aislamiento, se encuentran es una situación de riesgo que hace necesaria una atención continuada. Ante cualquier situación de emergencia, sólo con apretar el botoncito del medallón se movilizan los recursos oportunos y se es atendido por personal cualificado. Actualmente tenemos más de 100 usuarios; y personalmente pienso que junto con la comida a domicilio es lo ideal para las personas mayores que se encuentran solas, porque les posibilita poder vivir en casa con tranquilidad. Y si a esto le sumamos la ayuda a domicilio, que cuenta con más de 60 beneficiarios, pues muchísimo mejor. Otra solución a muchos problemas es la estancia diurna en la residencia, que ofrece programas de actividades, terapia ocupacional, seguimiento de los tratamientos médicos, servicio nutricional y de comedor, actividades, información periódica a la familia, servicio de transportes, servicio de fisioterapia, etc. También se puede solicitar la tarjeta naranja para el transporte de mayores de 65 años y pensionistas por invalidez.

¿De qué manera se está trabajando la Ley de Dependencia?

Para acceder al sistema de dependencia recogido en esa normativa los ciudadanos deben solicitar una evaluación en los Servicios Sociales de este Ayuntamiento, para determinar su grado y nivel de dependencia. Pero es la Junta la que concede las ayudas. Ya está establecido el baremo para valorar la discapacidad, que el Gobierno y las comunidades autónomas aprobaron. Los grandes dependientes tendrán que alcanzar al menos 75 puntos sobre un total de 100 en el momento que sean evaluados. Los grados y niveles de dependencia establecen quiénes son dependientes y en qué medida.

¿En cuanto a mujer?

Respecto a las mujeres también hay muchas ayudas, entre ellas para la obtención del permiso de conducir para desempleadas a partir de 20 años, trabajadoras fuera de la localidad, víctimas de violencia de género, y también pues eso, que tenemos muchos servicios. El servicio de ‘Kanguras’ es un punto de apoyo prestado por personal cualificado para la mujer, a cuyo cargo exclusivo se encuentran personas dependientes, permitiéndoles atender sus necesidades laborales, educativas y sociales. Y próximamente crearemos el Consejo Local de la Mujer, en el que se realizarán proyectos, programas y actividades para fomentar la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres en todos los ámbitos de la vida, social, económico, cultural; que tanto la mujer como el hombre estén presentes en todos los ámbitos sin discriminación. Su misión será ejecutar planes para la igualdad de oportunidades, prestar apoyo técnico a todos los departamentos, colaborar y asesorar a las entidades locales. El Consejo Local de la Mujer es, en una palabra, la promoción de la mujer en el ámbito local. Para desarrollarlo se ha citado a mujeres que llevan grupos aquí en Torralba como Amas de Casa, Ampas, etc., para explicar un poco de qué va el tema. Por otra parte, en la semana de la mujer, vamos a hacer unas jornadas de igualdad. También quiero acercarme a las mujeres, ya no sólo como mujer, sino que ellas vean que queremos hacer cosas y que lo bueno es que todo el mundo colabore en todas las cosas que se piensen crear.

¿Se registran muchas solicitudes para servicios como el que antes ha citado, ‘Kanguras’?

Pues no, de momento este verano algunas pero no, no hay muchas solicitudes. Aunque en Torralba la gente conoce los servicios que estamos prestando, muchas veces no se tiene conocimiento de todos los servicios que se dan. Las de ayuda a la viudedad la han solicitado estos meses de atrás muchas viudas de Torralba, y las ayudas ya están llegando. Desde el Ayuntamiento se tramitan las solicitudes.

Ofrecer estos servicios obliga a mover mucha gente.

También nos gustaría crear un grupo de voluntarios, en un proyecto muy ambicioso. Es laborioso mover a la gente, que  se implique y que de un modo desinteresado y responsable dedique parte de su tiempo a favor de la comunidad… Pero creemos que está bien para que intervengan en servicios sociales, cultura, educación y deporte, medioambiente, ocio, tiempo libre… Yo desde aquí hago un llamamiento a todas las personas interesadas en colaborar, pudiendo ser de cualquier edad o sexo, sólo tienen que ponerse en contacto con Ana, nuestra trabajadora social, y ella les informará.

¿Cambiando a temas culturales, qué tal sigue el IV Centerario?

Hasta este septiembre tenemos todo un año de actividades buenísimas, una programación cultural exquisita, de lujo. Las que hemos tenido hasta ahora han sido todas buenísimas y creo que la gente ya se ha acostumbrado a que le demos tanto y de tanta calidad. Por ejemplo, hemos tenido a la Orquesta Sinfónica de Albacete, por citar alguna.

¿Y la gente se anima a asistir a este tipo de conciertos?

A la gente en general, este tipo de conciertos no le son llamativos; pero una vez que van por primera vez se enganchan. Es como por ejemplo si te planteas ir a la ópera, que dices a mí eso no me va a gustar, y a lo mejor vas y te encanta. Pues con esto pasa lo mismo, la gente es como si se estuviera acostumbrando o estuviera entendiendo esa música. Creo que le han tomado gustillo. También hemos tenido a la Camerata pro Arte, otro concierto clásico muy bueno, o a nuestra Coral, a nuestra Banda de Música, a la Orquesta Filarmónica de Toledo, la Sichuan Female Music Band.

¿Todas las actividades que se programan son gratuitas?

Por regla general, sí. En Navidad se cobraron algunos conciertos porque esa calidad valía su dinero y simplemente para que la gente sepa valorar, se cobraron dos días dos euros. Parece que no choca mucho la idea, pero creo que así valoras un poco más lo que te están ofreciendo. Por lo demás todo gratis, que yo he visto la programación de otros pueblos y la que hemos tenido aquí y, por ejemplo, cuando inauguramos el IV Centenario con la obra ‘El Cristo de los Gascones’, en otros sitios luego han cobrado entrada.

¿Cree que siendo actividades gratuitas se fomenta la vida cultural del pueblo?

Yo creo que sí. Vamos a ver, si tú estás en tu casa una noche de invierno, hace frío, y tienes pereza de salir y hay un concierto que no sabes si te va a gustar ese tipo de música, o aun sabiendo que te va a gustar, no sabes lo bueno que es o que pueda ser, y dices, tengo que salir ahora… Si encima piensas que te vas a gastar 5 o 10 euros, que si vas una pareja te vas a gastar 20, la gente se queda en su casa. A lo mejor los de treinta y tantos años sí salen y los de cuarenta y tantos también, pero los de 50 ya no, se quedan en su casa.

La Biblioteca es otro referente cultural importante.

Y, además, celebra ahora sus 50 años. En abril vamos a hacer también una programación bien extensa, que no se quede corta. Se va a hacer también un proyecto muy intenso y va a ir todo en el mismo paquete con la Semana del Libro, durante todo el mes de abril, de la mano de Miguel, que es nuestro bibliotecario ahora. Aquí a los recién nacidos, por parte de Cultura, se les hace el carné de la Biblioteca nada más nacer y se les regala un libro; así fomentamos la lectura desde que nacen.

¿Participa la gente en las actividades de la Universidad Popular?

Sí, muchísimo, participa gente de todas las edades, porque la verdad es que son cursos que salen tirados de precio y otros son gratuitos. Tenemos cursos de alfabetización, de ESO, español para extranjeros, gimnasia de columna, música, de aeróbic que están a tope por las mañanas y por las tardes, con una demanda exagerada. Luego también taller literario, ebanistería y restauración de muebles, yoga, pintura, inglés para niños… Guitarra, bailes de salón, piano y órgano para niños, talla de madera, gimnasia de mantenimiento, informática también funciona muy bien. Pusimos nuevo el de alfombras pero luego la gente no se apuntó, ni al de peluquería.

La formación es algo que le interesa a la gente.

Yo pienso que sí. Precisamente ahora vamos a poner en marcha cursos de nivel superior de otros dos que ya habíamos hecho en un nivel más inicial, como contabilidad y facturación. También hemos hecho de informática y autoempleo y vamos a desarrollar otros de relajación y autoestima.

Y algo que se viene observando es que tratan de preservar la cultura tradicional.

Intentamos conservarlo todo. Hemos hecho estos días de atrás una matanza, de dos cerdos. La gente se ha implicado en venir, a hacer la matanza, chorizos, morcillas, de todo. Los mayos que antes estaba eso muerto, también se han recuperado. Para Navidad quiero recuperar el que la gente salga a las calles a cantar villancicos con zambomba y panderetas. Tenemos también el encuentro de encajeras, que Torralba ese día parece otra, con más de 500 encajeras de todos los pueblos y, después de hacer su demostración de encajes, les damos una merienda-cena y un regalito. Es muy importante conservar las cosas que ya se tienen, que no se pierdan. Mis amigos son más jóvenes y a mí me gusta contarles cosas y a mis hijos, para que sepan que Torralba ha sido de siempre un pueblo que ha tenido muchísimas cosas y ha sido muy fiestero. Yo no quiero que se pierda nada por el camino. Las tradiciones son muy importantes en los pueblos, es el encanto de un pueblo.

¿Piensas seguir en el mundo de la política?

No lo sé, todavía no me lo he planteado. Yo soy una persona muy sensible y lo mismo que disfruto muchísimo de que las cosas funcionen bien, cuando no es así sufro un montón. Lo que a mí me gusta es que todo el mundo esté en armonía, que todo funcione, que en un pueblo todos nos conocemos y poder hacer por toda la gente cualquier cosa, aunque sean cosas insignificantes, poder dar satisfacción a todo el mundo, y que eso no pueda ser, entonces hay momentos que sufro. Y me llevo a casa el sufrimiento, en eso tengo que madurar un poquillo. Pero de momento estoy radiante y feliz, y con ganas; cada día más porque según vas adquiriendo conocimientos te vas animando más, te sientes un poquillo más segura.