• Portada
  • Contrate su publicidad con nosotros
  • Aviso Legal
  • Buscar
 
 

Miguel Delgado Real presentó ante sus paisanos rabaneros una obra que homenajea a la docencia, en el acto de entrega de premios de la Semana del Libro

imageRedacción · El pasado sábado tenía lugar en el Ayuntamiento de Argamasilla de Calatrava un cálido acto en el que, además de ser entregados los premios de diferentes certámenes convocados con motivo de la Semana del Libro, tomaba parte el escritor Miguel Delgado Real, para presentar en su patria chica su libro ‘Luz de vida y ceniza. Los cuentos del viejo rey sin nombre’.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Audio: Miguel Delgado Real

La cita daba inicio con las palabras de la concejala de Cultura, Isabel Bellón, quien se congratuló de la participación y calidad de los trabajos que este año han concurrido a las diferentes convocatorias, a cuyos autores, pequeños y adultos, agradeció la participación.

La ceremonia de entrega de los diferentes premios fue compartida por Bellón con el propio escritor y con Javier Lozano Raya, mentor de Librería Delfos que cada año organiza el Certamen de Relatos en Prosa ‘Villa de Argamasilla de Calatrava’ y que este año ha alcanzado su edición número catorce. Allí estaban los galardonados, llegados desde tierras alicantinas en el caso del ganador, Fernando Ugeda Calabuich, quien recibía 600 euros y placa, así como Jesús Quesada Moreno desde la provincia sevillana, que como finalista de la categoría general obtenía 300 euros y placa. En la modalidad local, la joven rabanera Gema González Vaquero, cosechaba 150 euros y placa conmemorativa.

En cuanto al IV Concurso de Fotografía Digital ‘El placer de la Lectura’, el premio absoluto de 100 euros fue para Cecilio Conde, por ‘Juntas’ y el finalista correspondió a Francisco Javier Mirón, que se hizo con 50 euros gracias a ‘El pequeño lector’; en ambos casos hubo diploma, así como para Sara Nieto Fernández que obtuvo una mención especial por la imagen titulada ‘Punto de vista’.

Y en lo tocante al XIII Concurso de Marcapáginas, la modalidad del primer ciclo de Primaria fue ganada por Carlos Fernández García de la Santa; en la de segundo ciclo, Estefanía Monserrat Armoa Segovia Martínez; y en el caso de tercer ciclo, Diego Fernández Muñoz.

Miguel Delgado Real
imageEl acto se completaría con la intervención de Miguel Delgado Real, quien, “con toda honestidad” reconoció sentirse rabanero si bien por circunstancias de su familia sólo estuvo residiendo en Argamasilla de Calatrava hasta los cuatro años y prácticamente el resto de su vida ha residido donde actualmente vive, en la localidad madrileña de Leganés. “Mi abuelo era Juan ‘el fraile’, yo soy hijo de Gregorio ‘el minero’ y que haya gente que venga ahora y se acuerde todavía de mi familia para mí es muy emocionante”, reconocía momentos antes de su intervención este conductor de profesión y monitor de artes marciales, ahora metido de lleno en el mundo de la escritura. Mantiene contacto habitual con una familia de la localidad, por lo que “no dejo de tener contacto con Argamasilla”.

Aficionado a la lectura, ya sean clásico o novela histórica, con autores tan diversos como Unamuno, Baroja Follett o Forsyth, por decir algunos, Delgado Real dio el salto a la literatura como autor cuando se animó a presentar a una editorial escritos, entre otras cosas porque un amigo, alumno y egiptólogo “me dijo que me atreviese”. Por eso, “ordené 36 cuentos y casualmente a la primera editorial que los envié me contestó con que me lo publicaban”. Reconoce que la sintaxis y las reglas de puntuación era lo más dificultoso para él a la hora de crear, pero se impuso “la fantasía y la imaginación” de sus relatos.

‘Luz de vida y ceniza. Los cuentos del viejo rey sin nombre’ es, según explicó el autor, “Un homenaje sincero a la docencia”, para la cual reivindica el respeto y el reconocimiento que tradicionalmente ha tenido en la faceta humana. Un homenaje que hace a través de “un gran maestro de las letras” como es Octavio Díaz-Pinés Fernández-Pacheco, “uno de esos poetas maravillosos, nacido en Manzanares, que tuvo la fortuna de ser un gran amigo de Camilo José Cela”, corrigió escritos de Carmen Conde y, entre otras cosas más, se ha codeado con Celaya “y con un montón de gente importante”.

El título de la obra que presentaba en Argamasilla de Calatrava era elegido por sus hijos, tras haber sopesado el autor diferentes posibilidades. Un título que busca “encauzar esa doble oportunidad de los personajes, como la higuera que da dos frutos, la luz y la sombra, la vida y la muerte”, los contrastes de la vida en definitiva. Y todo “con mucho sentimiento”, contrastando así temas unas veces con gracejo y otros bajo la mirada de la picaresca.

Miguel Delgado reconocía que en Madrid este libro está empezando a funcionar, indicando que el Ayuntamiento de Leganés se ha volcado en esta empresa literaria con “un apoyo incondicional”. Por lo demás, actualmente trabaja en una novela que lleva por título ‘Las sandalias de Caín’ y que todavía está pendiente de encontrar mecenazgo editorial.