• Portada
  • Contrate su publicidad con nosotros
  • Aviso Legal
  • Buscar
 
 

Personal de enfermería actualiza sus conocimientos para el cuidado de pacientes intervenidos de obesidad mórbida

Personal de enfermería actualiza sus conocimientos para el cuidado de pacientes intervenidos de obesidad mórbidaRedacción · Personal de enfermería del Hospital General Universitario de Ciudad Real ha actualizado sus conocimientos en los cuidados de enfermería a pacientes intervenidos de obesidad mórbida. Este era el objetivo de la sesión clínica realizada en el centro sanitario, donde la ponente, Carmen Naharro Fernández, enfermera del Servicio de Cirugía, ha abordado los conocimientos y evidencias científicas que mejoran los cuidados del paciente, basados en la metodología enfermera.

Una sesión clínica que pretende servir como herramienta útil, no sólo para el desarrollo profesional, sino también para alcanzar la excelencia de la calidad de los servicios prestados. De este modo, la sesión ha puesto de manifiesto la importancia de los cuidados que el paciente recibe, explicándole la situación en la que se encuentra frente a la enfermedad.

La ponente se ha referido a la cirugía bariátrica, empleada desde hace 50 años, como un conjunto de procedimientos quirúrgicos usados para tratar la obesidad, buscando disminuir el peso corporal y como alternativa al tratamiento con otros medios no quirúrgicos. Así, indicó que en el Hospital de Ciudad Real se siguen dos tipos de cirugía, el bypass gástrico y la gastrectomía tubular.

El bypass gástrico se caracteriza por reducir la parte superior del estómago, y con ello la cantidad de alimentos que recibe el paciente. Igualmente se reduce la capacidad de absorción de alimentos, al conectar al intestino en una posición más baja.

El segundo tipo de intervención realizada es la gastrectomía tubular, también llamada gastrectomía “en manga”. Es una técnica restrictiva que consiste en reducir en un 80% la capacidad del estómago mediante la extirpación, en forma vertical, de su porción izquierda. En esa disminución se incluye el fondo gástrico, que es donde se produce la hormona que regula el apetito, la grelina.

En la sesión se ha destacado la gran importancia que tiene el postoperatorio, donde el enfermero debe vigilar la fisioterapia respiratoria, para prevenir los tromboembolismos pulmonares. De igual modo debe prestar atención al redón, receptáculo donde se depositan restos de sangre del paciente, al igual que debe controlar la sutura de la laparoscopia, ejercer control de constantes, como la frecuencia cardiaca, tensión y temperatura.

El aspecto psicológico, adquiere una gran relevancia, y el enfermero debe apoyar al paciente indicándole que el peso se perderá a lo largo del primer año y se estabilizará en el segundo año. El paciente deberá estar siempre a dieta, realizando ejercicio y tomando complementos alimenticios.

En este tipo de intervención cabe destacar la importancia que tiene que el paciente debe “aprender a comer”, ya que varían, a partir de ahora, los hábitos alimenticios. Así en el primer mes deberá seguir una dieta líquida basada en infusiones, caldos, zumos naturales y leche. Posteriormente comienza con purés blandos para ir progresivamente espesándolos y finalmente una dieta que incluya legumbres, frutas, carnes y pescados.

En la actualidad el Hospital de Ciudad Real realiza 40 intervenciones bariátricas anuales. Una vez que se ha realizado la intervención quirúrgica, el paciente debe someterse a una serie de revisiones, que tienen lugar, al mes, a los dos meses, seis meses, un año y dos años después de realizada.

Obesidad mórbida

La obesidad mórbida es una enfermedad crónica de origen multifactorial caracterizada por el acumulo excesivo de grasa o hipertrofia del tejido adiposo.

Las causas de la obesidad son múltiples. Entre ellas se encuentran, la herencia genética, que tiene un 30% de incidencia. Se encuentra igualmente el comportamiento del sistema nervioso, endocrino y metabólico, que tiene una incidencia del 40%, y finalmente el tipo de vida que se lleva, que tiene una incidencia de un 30%.

Para someterse a cirugía bariátrica, el paciente que sufre obesidad mórbida debe ser mayor de edad, tener un índice de masa corporal igual o mayor de 35 kg/m2, y haber fracasado en continuos tratamientos convencionales supervisados. De igual modo debe gozar de una estabilidad psicológica basada en la ausencia de abuso de alcohol o drogas, así como de alteraciones psiquiátricas mayores, tales como esquizofrenia, psicosis o trastornos del comportamiento alimentario.