• Portada
  • Contrate su publicidad con nosotros
  • Aviso Legal
  • Buscar
 
 

‘Sonetos de Ofrenda y devoción’ es el título del primer poemario de José Amarillo Calle que va a ser presentado en Puertollano el próximo viernes

‘Sonetos de Ofrenda y devoción’ es el título del primer poemario de José Amarillo Calle que va a ser presentado en Puertollano el próximo viernesRedacción · José Amarillo Calle (El Hoyo, 24 de enero de 1946) va a presentar el próximo viernes 15 de junio, a las 19,30 horas en la Casa de Cultura de Puertollano, su primer libro. Editado por Ediciones C&G, el poemario ‘Sonetos de ofrenda y devoción’ recoge 178 composiciones poéticas bajo una introducción escrita por Mariano Mondéjar.

“Le escribo a mi pueblo, a La Mancha… por eso se llama ‘Sonetos de ofrenda y devoción’, porque también tengo muchísima devoción por Jesucristo”, afirma este poeta autodidacta.

Ha sido al alcanzar su edad de jubilación, cuando ha decidido publicar unas creaciones nacidas, fundamentalmente, aprovechando también esos tiempos muertos aparejados a su trabajo como celador de los hospitales de Valdepeñas y Puertollano, donde transcurrió prácticamente toda su vida laboral. “Siempre llevaba en el bolsillo una libretita y un lápiz, e iba tomando notas de todo lo que me llamaba la atención para después darle forma”, apunta Amarillo Calle.

Así fueron naciendo sus poemas, que hoy se cuentan por cientos a pesar de haber iniciado su andadura como poeta algo tardía. “Comencé a escribir poesía en Valdepeñas, hacia 1978 ó 79”, y muchos de los poemas que se han incluido en este primer poemario datan de aquellos años en los que Amarillo empezó a sentir esa “necesidad imperiosa de derramarme por la poesía”, y que le ha llevado a escribir poemas sobre “hechos que me han marcado, bien de la vida cotidiana o bien de mi vida personal, familiar, etc…”.

Una necesidad que Amarillo ya conocía, pues lo mismo le pasaba en su infancia –y le sigue pasando a día de hoy- con la lectura. “Siempre he sido muy aficionado a los libros, pero en aquella época y en un sitio como El Hoyo, era muy difícil conseguirlos. En la escuela teníamos una edición del Quijote que ni siquiera estaba a nuestro alcance, pero era de donde el maestro nos leía los dictados. No había ni Biblioteca del Ayuntamiento, ni en la escuela ni nada… De vez en cuando mi madre pedía algún librillo de alguna propaganda que llegaba al pueblo, y lo leía yo con mucha jovialidad”, recuerda éste que, finalmente “pude desarrollar mi afición cuando me hice socio de la Biblioteca Municipal de Valdepeñas”, explica echando la vista atrás.

Mariano Mondéjar, por su parte, apunta que la poesía de José Amarillo Calle es “natural y sencilla, como las flores agrestes del paisaje que te vio nacer y, por ende, cantas las esencias del pueblo (sabores y colores), la vida, la amistad, la Mancha… y, sobremanera, tus más íntimas vivencias religiosas: Jesús, la Virgen, la esposa, el hijo, etc… creación, recreación y pálpito que, de tan vivos a veces se nos enreda en los regates de alguna que otra juguetona sinalefa…”. El sacerdote autor de estas palabras estará también presente en el acto público del próximo viernes.