El Gobierno regional establece líneas de colaboración y apoyo para mejorar la calidad de vida de los pacientes celiacos y sus familias

Publicado el

La Consejería de Sanidad, a través de su Dirección General de Planificación, Inspección y Ordenación Sanitaria, ha iniciado una serie de encuentros con la Asociación de Celiacos de Castilla-La Mancha para establecer líneas de colaboración y apoyo con objeto de mejorar la calidad de vida de los pacientes celiacos y sus familias.

En su primera reunión se han puesto de manifiesto las repercusiones de la condición celiaca en los hábitos de vida cotidianos relacionados con la alimentación en el entorno familiar de las personas diagnosticadas y las limitaciones que padecen en los distintos ámbitos de consumo, como bares, restaurantes y otros centros de ocio, habituales y normalizados para cualquier persona.

Asimismo, se ha abordado la importancia de poner en marcha actuaciones formativas dirigidas a colectivos específicos que intervienen en la vida de las personas que padecen esta enfermedad como son los restauradores, en relación a los procedimientos de manipulación de materia prima libre de gluten, o el propio personal sanitario, en lo concerniente a la promoción de hábitos de vida saludables y nutricionales.

En este sentido, la Consejería de Sanidad pretende iniciar líneas de trabajo que den respuestas concretas a estas necesidades que tiene la población celiaca y a aquellas dificultades que se presentan en su vida diaria y de relación social. Para ello se contempla el establecimiento de diversas medidas que incidirán en los aspectos relacionados con la información y la formación, no sólo de los afectados sino también de aquellas personas implicadas en el ámbito de la salud, la educación y la alimentación fundamentalmente.

La intención por parte de la Consejería de Sanidad es trabajar de manera conjunta con otros departamentos de la Administración regional y profesionales entre los que se encuentran los farmacéuticos comunitarios, presentes en toda la geografía de la región y muy accesibles para la mayoría de los ciudadanos. Se trataría así de implementar y coordinar las distintas medidas

encaminadas a la formación que aún demandan las familias, el impulso de actuaciones de mejora en el sector de la restauración, así como en lo relacionado con la divulgación y sensibilización sobre esta enfermedad, como medida preventiva y de detección precoz de la misma.