Aldea del Rey se deja embriagar de la mejor poesía de la provincia, cultivada esta vez como ‘Palabras de vino’

Publicado el

LA-TIENDA-DE-LOS-LIBROS12

Prologuista y en primer plano las jarras realizadas por el Alfar AriasRedacción · Aldea del Rey (Ciudad Real) · Aldea del Rey albergó este sábado 18 de noviembre una nueva edición de los Encuentros ‘Oretania’ de Poesía, la número nueve. Veinte fueron los compositores de la palabra que se dieron cita para declamar ante un selecto público, lo mejor que su arte retórico ha decantado en torno a uno de los productos santo y seña de la tierra manchega, los caldos que rezuman de su viñedos.

En el magnífico auditorio que es la Casa de la Música, era el alcalde de Aldea del Rey quien daba la bienvenida a este sitio “de hombres y mujeres labriegos” que “hoy nos vestimos de gala porque vamos a celebrar otro encuentro de poesía”. Luis María Sánchez Ciudad expresó el “honor y placer de teneros a todos vosotros, a los mejores poetas de nuestra tierra, en compañía de nuestro poeta local, Valentín Villalón”.

El regidor transmitió su gratitud, entre otros, para con Julio Criado, mentor del Grupo Oretania al que hizo extensivas sus palabras, “por hacer posible” esta acción cultural; a Luis Díaz-Cacho, poeta coordinador del acto y alcalde de La Solana, “por su extraordinaria sensibilidad literaria”, al poeta local Valentín Villalón, invitado de excepción y al resto de poetas participantes.

Precisamente, tras el autor local, se irían tomando el relevo en diferentes turnos Miguel Galanes, Elisabeth Porrero, Manuel Muñoz, Teresa Sánchez, Isabel Villalta, Manuel Mejía, Pilar Serrano, Ramón Aguirre, Alfredo Sánchez, Natividad Cepeda, Tomás Megía, Nieves Fernández, Antonia Piqueras y Luis Romero de Ávila.

Turnos diferenciados por las interpretaciones de diversas partituras que interpretaron magistralmente las alumnas de la Escuela de Música de Aldea del Rey, Pilar Molina, Elena Molina, Lucía González, Lourdes Barba, Helena Ruedas y Tania García. Bajo la dirección de Felipe Ruiz, ofrecieron entre otras piezas, ‘La danza del azúcar’, de Tchaikovsky; ‘Chicos del Coro’, de Bruno Culais; o la ‘Marcha Eslava’ de Tchaikovsky.

A estos alumnos se sumaban, entre el público, los que el alcalde tiene en su condición de docente en sexto curso de Primaria, a los que imparte Lengua y Literatura. Y les instó que aprendieran de una manera práctica, “aquí, la poesía que estas dos últimas semanas estudiamos en clase, aquello de la figura literaria, de los sentimientos del poeta y que vais a ver en vivo y en directo, viéndolo en sus autores auténticos”.

Por lo demás, se felicitaba porque “hoy [por el pasado sábado] nos une la poesía, el vino y la música, qué tres buenos elementos para disfrutar con los amigos” dijo Sánchez Ciudad y recordó, no menos grato, como “hace unos meses nos deleitabais en el Castillo con las poesía y experiencias que cada uno teníais de Dios”.

Al igual que el resto de Encuentros ‘Oretania’ de Poetas, en esta ocasión se ha editado un poemario, ‘Palabras de vino’, que recopila las composiciones seleccionadas y creadas de su puño y letra por los autores llamados para la ocasión. También en este número, como novedad, se incorpora la fotografía de la mano de Ventura Huertas. Y como siempre, un prólogo introduce al lector en lo que luego se encontrará.

El texto en esta ocasión corre de la mano de Juan José Guardia Polaino, que intervino tras el primer edil para, precisamente, dar lectura a su composición en prosa. De ella y de su engendrador dijo luego Luis Díaz-Cacho, que eran “magníficas palabras, eruditas, sentidas, sentidas y embriagadas de pasión”.

El coordinador advirtió a los presentes que “henos aquí de nuevo, con la palabra y el verso más sincero en los labios, los poetas de la tierra, locos y ebrios de amor”. Y quiso agradecer al alcalde y, con él a toda Aldea del Rey, su condición de anfitriones, destacando que el hermanamiento de música y poesía, hacía posible “hablar de nosotros, de nuestra historia y de nuestras raíces”.

De hecho, Díaz-Cacho Campillo, justificó la temática concretando que “no podemos entender nuestra tierra y nuestras vidas sin la relación intrínseca que nos une alrededor de la vid y el vino”. Y lo contextualizó en la sociedad “como producto económico, como elemento de relación e interrelación social, y como factor de sostenibilidad en la canícula del calendario”.

El coordinador tuvo palabras también de gratitud para Julio Criado, Ventura Huertas o los mentores de Alfar Arias, Graci Arias y Ángel Leal quienes, para esta ocasión, confeccionaron esta vez a modo de jarrilla de barro los tradicionales recuerdos cerámicos que reciben quienes contribuyen a cada edición de los Encuentros ‘Oretania’.

Y especiales fueron dos menciones. Una para Nicolás del Hierro, el poeta que después de haber sido un referente de las ocho ediciones previas, su repentina muerte ha dejado un poco huérfanos al resto de compañeros. Y la otra para Valentín Villalón Benítez, que “ha dedicado toda una vida a la palabra y al verso, a compartir sus sentimientos más personales con los demás”.

Alumnas de la Escuela de Música Municipal de AldeaCoordinador y prologuista brindandoDíaz-Cacho junto a Julio CriadoEl alcalde de Aldea del Rey, junto a Graci Arias y Díaz-CachoEl alcalde junto al poeta de Aldea de Rey y Banco Literario 2017El concejal de Cultura recibió su jarra de manos de Luis Díaz-CachoGraci Arias entregando una de las jarras a una de las alumnasSánchez Ciudad entregó a Huertas Serrano su reconocimientoFoto de familia de los participantes en el encuentro